Search for content, post, videos

Plácido, la esencia de España en México

España sin duda ha servido de bastante inspiración en nuestra cultura. Nos guste o no, tenemos bien arraigadas costumbres españolas que forman parte también de nuestra identidad. Y así como esas cosas conforman quienes somos, la comida también lo hace.

Hoy por hoy, es muy común encontrar lugares en donde sirvan comida típica española; ya en todos lados hacen tapas, pintxos, sirven cañas y son expertos en el pata negra. ¿Y de qué me sirve todo ese expertise, si el servicio es pésimo y la comida deja mucho qué desear?

El fin de semana pasado, por cosas del destino llegué a Plácido en la colonia Roma, super cerquita de la Glorieta de la Cibeles. A primera vista, soy honesta, me dio la impresión como si estuviera en un chiringuito de playa, en donde apenas unos cuantos comensales estaban sentados mientras otros partían.

Es un restaurante pequeño, no tiene los metros y los números exagerados de mesas, pero creo definitivamente que ese es parte de su encanto, ya que al ser pocas mesas, nos podemos dar el lujo de platicar con el personal y de compartir una plática con Julio, el dueño de esta maravilla.

¿Qué comer?

Al abrir la carta uno podría pensar que está repleta de platos y platos de los cuales no sabes cuál elegir, pero aquí pasa lo contrario; es una carta muy puntal, que engloba los icónicos de la cocina española, como el bocata de jamón serrano, los pulpos a la gallega, las croquetas de jamón serrano (que son una delicia, en mi vida había probado tan buenas croquetas como estas), bocata de 3 quesos, calamar, las patatas bravas, ensalada plácido con atún, tapas, quesos,  entre otros.

Sentarse en la mesa en verdad es una de las cosas más increíbles de este mundo, ya que el ambiente y la música son muy relajados, la terraza es el lugar ideal para estas noches de primavera y la atención.. qué les puedo yo decir, se siente uno como en casa.

Cada bocado es una explosión de sabores que te transportan directamente al mar mediterráneo, de esos sabores que traen consigo el amor incondicional de mamá o de la abuela. Cada detalle en los platillos es impresionante; cada elemento en la mesa cumple con su función a la perfección, las salsas, el aceite de olivo, el balsámico, todo hace que la experiencia sea 360.

Cuando nos acercamos a las bebidas, como buen restaurante español, cuentan con una gama muy fuerte de vinos, los cuales puedes pedir por copeo o por botella, y no se agobien si van solos a comer, seguramente terminen bebiendo una copa con Julio.

La coctelería es buenísima, desde el tradicional tinto de verano con toques de jengibre, hasta la selección de cervezas que tiene el restaurante. Las sugerencias de los meseros siempre son extraordinarias, y se ajustan perfectamente tanto a nuestro estado de ánimo como a nuestros platillos.

Encontrar este tipo de lugares es muy difícil, en donde no solamente va uno a comer, sino que tienes la oportunidad de experimentar sabores, placeres para los 5 sentidos en una hora de comida, en la cual te olvidas del tráfico, el mal día, los problemas, y te concentras en ir a España y regresar en un abrir y cerrar de ojos…

…Olé Plácido