Search for content, post, videos

El Museo de Memoria y Tolerancia a favor de la comunidad LGBT

LGBT+: Identidad, amor y sexualidad

Hace algunos días se ha inaugurado una muestra que nos llena de emoción y de esperanza. En el Museo de Memoria y Tolerancia, ahora y hasta el treinta de junio de este año, habrá una exposición que promete alimentar la filosofía de inclusión e igualdad. LGBT+: Identidad, amor y sexualidad, es una exposición que tiene como meta crear sensibilización y conciencia sobre la diversidad que existe y que debe ser reconocida y respetada, sobre la comprensión de las nociones de género y las distintas orientaciones sexuales, y ante todo sobre la necesidad de crear y mantener un ambiente de seguridad y armonía. Es una exposición que se opone tajantemente a la discriminación y que esperamos que tenga un impacto favorable en las personas que acudan a visitarla.

Los detalles

La exposición LGBT+: Identidad, amor y sexualidad, se conforma por seis salas e instalaciones en el área de exposiciones temporales del Museo de Memoria y Tolerancia. Estas salas se enfocan en hacer un llamado en contra de los prejuicios y a favor de la comprensión de las necesidades que presenta esta diversa comunidad. Es una exposición que pretende abrir horizontes, luchar contra estereotipos y promover tanto la empatía y el respeto como una educación más profunda e integral al respecto de estos temas.

Esta exposición es curada por Linda Atach, que dirige las exposiciones temporales del Museo de Memoria y Tolerancia, y el periodista y también activista Alejandro Brito Lemus, donde se manifiesta un arduo trabajo de investigación que pretende visibilizar a los distintos grupos que conforman a la comunidad.

Las distintas experiencias

Esta exposición está conformada por distintas salas que ofrecen experiencias muy diversas. En la sala titulada “Identidades”, se pretende que el visitante a la exposición se tome el tiempo de reflexionar sobre los estereotipos de género desde lo más básico hasta lo más complejo. Hay una pieza interactiva titulada “La autodefinición, el proceso más difícil”, cuyo objetivo es crear una sensación de empatía entre la gente que visite la exposición, así como explorar los papeles que juegan los entornos de las personas que han decidido explorar su identidad sexual y que no entran dentro de las etiquetas convencionales.

Otra sala explora los obstáculos con los que se encuentran las personas homosexuales o de sexualidades diversas a la hora de enfrentarse a un mundo que no siempre los acepta como son. Es una gran oportunidad para pensar en nuestras propias formas de relacionarnos con quienes son distintos a nosotros, en las expectativas que solemos tener respecto a las maneras de comportarse y las cosas que a veces hacemos y que obstruyen los procesos de nuestros seres amados.

Una de nuestras salas favoritas titulada “La lucha” expone una línea del tiempo que se detiene en los momentos clave de los esfuerzos que se han hecho en México y en el mundo a favor de la diversidad. Es muy importante reconocer el trabajo que se ha hecho a lo largo de la historia y que ha permitido que, aunque siguen faltando muchas cosas por hacer, haya ya un tramo de camino recorrido.

Otra de las salas explora las maneras en que vemos la diversidad sexual en la actualidad. Este es un asunto donde están involucrados tanto los gobiernos como las escuelas, la sociedad civil, las impresas y los medios de comunicación, así que vale la pena entender y tener presentes aquellas batallas que se han ganado y celebrar a quienes han contribuido a que así sea..

Finalmente, y a manera de conclusión de la exposición, la sala “Las tareas pendientes” alberga una instalación que invita a los asistentes a hacer cosas en sus ambientes inmediatos para causar un cambio. Esta instalación permite que las personas que asisten se acerquen un poco más a la discriminación que viven las personas con sexualidades diferentes. Aunque jamás podremos entender completamente aquello a lo que se enfrentan las personas que son distintas a nosotros, las luchas por las que han atravesado y seguirán atravesando, y las dificultades para insertarse en un mundo que no está acostumbrado a ver de frente a las diferencias, podemos intentar acercarnos un poquito, verlos a los ojos y tratar de colocarnos lo más próximos posible a sus realidades.

No te la pierdas

Esta exposición presenta una oportunidad muy interesante para entender de maneras más profundas a estos sectores de la sociedad que han sido históricamente discriminados o agraviados tanto por políticas públicas, religión o incluso prejuicios sociales y culturales. Que la comunidad LGBTT+ encuentre un espacio en un museo como el de Memoria y Tolerancia nos llena de emoción y de esperanza, así probablemente habrá quien decida intentar ampliar sus horizontes un poco más allá y abandonar las ideas que tanto daño le han hecho a tantas personas. No te pierdas esta exposición, el costo es de treinta pesos para el público en general y la mitad para estudiantes, maestros y personas con credencial del INAPAM. Se trata de una gran oportunidad para poder acercarnos a otras realidades y reconocer tanto sus derechos como sus esfuerzos, obstáculos y demás. No dejes de asistir a esta valiosa exposición, totalmente lo vale.